El (falso) directivo de la Unesco que les puso agenda a políticos y empresarios en Antioquia

0
434

Guy Djoken fue presentado por varias instituciones y gremios como delegado de la Unesco y autoridad mundial en temas de paz. Mojó prensa y durante tres días tuvo agenda oficial con el alcalde, el gobernador, rectores de universidades y líderes empresariales. ¿Humo o filantropía pura?

Por: Mateo Isaza Giraldo
Foto: Omar Portela


Una chirimía de trajes coloridos y sonidos estridentes, y un camarógrafo con logos de la Alcaldía y de Telemedellín esperaron la llegada al aeropuerto Olaya Herrera del vuelo 8945 de EasyFly que venía de Quibdó. Eran las 9:57 de la mañana del viernes 28 de mayo. En el avión viajaba un pasajero ilustre o por lo menos eso dijeron los organizadores de la fiesta, que además instalaron dos pendones en los que se leía en letras grandes: “Bienvenido Mr. Guy Djoken”. 

Mr. Djoken —de camiseta blanca— llegó sin escoltas ni esquema de seguridad. Recibió con gusto el mando del redoblante —aunque con poca destreza— y se uniformó con los músicos con un sombrero vueltiao. En su cuenta personal de Facebook transmitió en vivo la recepción.

En el video también sale un personaje clave en esta historia: el empresario Andrés Felipe Montoya Uruburu, director de la Fundación Salvar Vidas Ya. Él y la fundación que preside fueron los anfitriones de Djoken en su visita a Medellín. Así lo evidenciaron los pendones, un carro valla contratado para los recorridos y dos vallas fijas instaladas en la vía Las Palmas. Además, todo el registro fotográfico que quedó de la visita.

El pasado 25 de mayo, Montoya anticipó en Noticias Telemedellín la inminente llegada de Mr. Djoken: 

“Tuvimos contacto hace poco con el director de la Unesco, director de paz del mundo de la Unesco, Guy Djoken, y él es el que va a llevar a Barack Obama a la isla [San Andrés] (…) Va a estar muy pronto en la ciudad de Medellín y esperamos que sea una visita muy importante, además que es una visita internacional, es la máxima autoridad de paz del mundo, ha estado en todas la delegaciones de paz del mundo y es la máxima autoridad de la Unesco”, dijo el empresario. 

En efecto Montoya y Mr. Djoken tuvieron una agenda apretada entre el viernes 28 y el domingo 30 de mayo. Sus fotos con personalidades de la política y de los gremios se multiplicaron en redes sociales con publicaciones que etiquetaban a la Unesco y resaltaban la importancia de su visita.

“Si tengo que hacer un balance de 1 a 10 a esta visita yo le doy 9.9. Fue muy satisfactorio porque teníamos 15 citas con autoridades y personalidades y logramos 14. Nos reunimos con generales de Policía y Ejército, Alcaldía, Gobernación, Personería, rectores de universidades, gremios de empresarios. A Guy lo trajimos nosotros [Salvar Vidas Ya] y no hubo plata de los entes gubernamentales”, contó Montoya. 

Del Centro de Paz, pero no de la Unesco


Según su currículo en LinkedIn, Djoken estudió un MBA y su experiencia profesional se reduce a haber sido sido conferencista en dos universidades y a los dos cargos que tiene en la actualidad: presidente de la Federación de Clubes, Centros y Asociaciones de la Unesco en Estados Unidos y director ejecutivo del Centro Unesco para la Paz. Nació el 3 de junio de 1968, es de origen camerunés, vive en Frederick, una pequeña ciudad en el estado de Maryland (donde también está la sede de la organización que dirige), y se presenta como “emprendedor social y activista de derechos civiles”.

El comandante de la Policía Metropolitana, general Pablo Ruiz, se refirió a Djoken y al empresario Andrés Montoya como “delegados de la Unesco”. María Fanery Sucerquia, gerente de la Empresa de Vivienda de Antioquia (VIVA) lo ascendió, en un trino en inglés, a director de Unesco. María Camila Villamizar, secretaria Privada de la Alcaldía de Medellín, lo nombró Director Ejecutivo del Centro @UNESCO. El noticiero Despierta Antioquia como “referente internacional” en temas de paz.   

Pero Lucía Iglesias Kuntz, encargada de prensa para América Latina y el Caribe de la Unesco, respondió a un correo de El Armadillo y explicó que no existe una relación directa entre esa entidad y Mr. Djoken. Dijo que hay miles de centros y clubes con apellido Unesco regados por el mundo y que, pese a usar esa sigla, no son dependencias de la organización: 

“Los centros Unesco son independientes. Sus dirigentes no son, por lo tanto, en modo alguno funcionarios de la Unesco ni pueden hablar en su nombre. La Unesco no financia los centros ni clubes Unesco, que son más de 4.000 en todo el mundo y que en general promueven los valores e ideales de nuestra organización”, dijo. 

Es decir que vincular a Guy Djoken directamente con la Unesco es por lo menos un error. Entonces, ¿quién es en realidad y por qué al buscar su nombre en Google aparecen noticias de medios de comunicación en diferentes regiones del país?

A este lado de un chat de Facebook, un periodista en Medellín con varias preguntas en inglés ‘machacado’. Al otro, Djoken, con la amabilidad y disponibilidad 24/7 de un relacionista público, propuso llevar la conversación a WhatsApp. Luego respondió desde su correo institucional: 

— ¿Cuéntenos sobre el Centro Unesco para la Paz? ¿Es una dependencia de la Unesco? ¿A qué se dedica?

— Es una estructura legítima dentro de los sistemas de la Red de la Sociedad Civil de la Unesco. Se ha convertido en el miembro insignia de la Federación de Clubes, Centros y Asociaciones Unesco de los Estados Unidos, que trabaja con las partes interesadas de todo el mundo para promover la comprensión de la Unesco. 

Agregó que algunas de las iniciativas más importantes incluyen un modelo internacional de programa de verano de las Naciones Unidas que se lleva a cabo desde hace 15 años con la participación de cientos de estudiantes colombianos.

— Autoridades locales y medios lo presentaron como alta autoridad de la Unesco, ¿es correcto?

— Sería más preciso referirse a mí como “alta autoridad de la Red de la Sociedad Civil de la Unesco” o “alta autoridad de la Comisión Nacional de los Estados Unidos para los Clubes, Centros y Asociaciones Unesco”.

Bitácora de viaje


En menos de 72 horas, entre la mañana del viernes 28 y el domingo 30 de mayo, Djoken transmitió en vivo por lo menos 42 veces en su perfil de Facebook la agenda que desarrollaba en Antioquia. Las transmisiones fueron variopintas: desde el recibimiento festivo en el aeropuerto, cortos trayectos por la avenida Las Palmas donde se veían las dos vallas que tenían su nombre, un recorrido por el graffitour de la comuna 13, un acto público en la Policía Metropolitana y hasta un viaje en helicóptero con el gobernador (e) de Antioquia, Luis Fernando Suárez. 

Consultado por El Armadillo, el equipo de prensa de la Gobernación de Antioquia informó que no tuvo nada que ver en la visita de Mr. Djoken al departamento y que no hubo ninguna destinación de recursos económicos ni en especie por parte del gobierno departamental para su llegada: “Ante la imposibilidad de abrir un espacio en la agenda del señor gobernador durante los días en los que el señor Djoken estaría en Medellín, se propuso que lo acompañara a una visita en territorio para propiciar el acercamiento”. 

Incluso, dos integrantes del gabinete departamental le sirvieron de traductores a Mr. Djoken durante un evento en San Carlos que se realizó el sábado 29 de mayo. Fuentes en la administración departamental consultadas por El Armadillo contaron que sí les llamó la atención que Djoken —a quien les presentaron como un funcionario de la Unesco— llegara prácticamente solo y sin mayor protocolo.  

Reunión productiva, pero planes gaseosos 


El domingo 30 de mayo el turno en la agenda de Mr. Djoken en Antioquia fue para la Alcaldía de Medellín. Primero, una reunión con el alcalde Daniel Quintero en la que participaron el secretario de la No Violencia, Juan Carlos Upegui, y la gerente de Etnias, Farlin Perea. Luego, un recorrido por las obras de la Ciudadela Universitaria de Occidente y por el graffitour y las escaleras eléctricas de la comuna 13. Allí fue acompañado por varios integrantes del gabinete municipal.

El Armadillo les preguntó a la Gobernación de Antioquia, la Alcaldía de Medellín y a Salvar Vidas Ya, sobre el balance de la visita. Coincidieron en que hay voluntad y buenas intenciones.

“La visita del señor Djoken activó una sinergia para potenciar los proyectos de la Secretaría de la No-Violencia y la Gerencia de Etnias. De igual forma, Medellín podrá ser una ciudad invitada en eventos internacionales relacionados con paz, así como lograr acercamientos a organizaciones en Estados Unidos que defienden los derechos civiles”, dijo la Alcaldía.  

La Gobernación, por su parte, explicó que con la Secretaría de Desarrollo Económico “quedó el compromiso de explorar la posibilidad de que la oficina del señor Djoken apoye el desarrollo de capacidades a favor de la comunidad afro de Urabá (…) Se planteó la necesidad de una nueva reunión para concretar la ruta de trabajo en este sentido”. 

Otras regiones


Buena parte de las huellas de Mr. Djoken en otras visitas que ha hecho a Colombia están documentadas en titulares grandilocuentes. “La migración venezolana va a continuar”, titularon Caracol y W Radio cuando visitó Cúcuta en 2019. “La educación es el camino hacia la paz”, encabezaba un reporte de la Oficina de Prensa de la Universidad Libre de Cúcuta. 

Guy Djoken también estuvo en San Andrés a finales de abril de 2021 y junto al gobernador Everth Hawkins anunció ayudas en dotación a escuelas y prometió gestionar una visita de Barack Obama. El noticiero CM& lo registró y dijo que se trataba de un “alto ejecutivo de la Unesco” que llegó a la isla “casi de incógnito”.

En ese viaje, Djoken también anunció el nombramiento de la lideresa afro Vanessa Aguilar, directora de la Organización Nacional para Grupos Étnicos Liberales (una agrupación del partido Liberal), como enlace de su oficina para Colombia y el Caribe. Consultada por El Armadillo sobre la designación, Aguilar evitó responder y manifestó que no había nada firmado ni claridades sobre su rol con proyectos a cargo de Mr. Djoken. 

En Quibdó, en la víspera de su llegada a Medellín en mayo, fue condecorado por el gobernador de Chocó, Ariel Palacios, y según los reportes oficiales evaluó varios proyectos que le propuso la administración departamental como gestionar becas de estudio en Estados Unidos para estudiantes chocoanos, y cooperar para que el departamento mejore las condiciones de sus establecimientos educativos y de infraestructura hospitalaria, entre otros. 

Aunque Andrés Montoya destacó la humildad de Mr. Djoken a pesar del cargo que ostenta, una persona que participó en la reunión que el invitado tuvo con rectores y vicerrectores de varias universidades en Medellín le contó a El Armadillo la sensación luego del encuentro: “Medio fanfarrón. Fue el comentario general entre varios rectores”

Montoya insiste en que la visita de Guy Djoken a Medellín resultó “muy productiva” porque trajo “algo de paz” a la ciudad en medio de un ambiente convulso. Y dijo que sus reuniones abrieron la puerta —tal como Djoken vendió la idea en San Andrés— a una visita de Barack Obama. Lo cierto es que Djoken no es ni “máxima autoridad mundial de paz” ni “alto ejecutivo de la Unesco”, pero sí un activista capaz de ponerle agenda a las autoridades de Medellín y Antioquia.