Es engañoso decir que en La Escombrera es un mito y que solo hay restos no humanos

La JEP investiga la supuesta desaparición de restos humanos encontrados en la zona. La búsqueda está suspendida desde diciembre de 2015 y aún quedan dos de tres polígonos por explorar.

Por: El Armadillo

Un video en el que el expresidente Álvaro Uribe Vélez entrevista a dos habitantes de la comuna 13 de Medellín, acompañado de un mensaje que hacía alusión “al mito de la Escombrera” y en el que se señala que hasta ahora solo se han encontrado restos animales en la zona, fue publicado en la cuenta de Twitter  Legado de Álvaro Uribe Vélez y retrinado más de un centenar de veces. 

El trino dice: “Sobre La Escombrera y su mito en la Comuna 13 de Medellín, recordemos que el informe del Fiscalía señaló: ‘Se encontraron restos óseos NO compatibles con la especie humana’, hoy este habitante de la zona nos regala este testimonio” (SIC).

El fragmento fue grabado y compartido el pasado 26 de enero, durante una visita que Uribe y varios candidatos del partido Centro Democrático hicieron a esa zona en la que entre el 16 y 17 de octubre de 2002 se desarrolló la Operación Orión, el operativo militar con el que el Ejército y la Policía buscaban retomar el control del territorio copado por guerrillas y paramilitares. 

En Colombiacheck decidimos verificar lo compartido en redes sociales, debido a su amplia viralización. El mensaje de que el caso de La Escombrera es un mito no solo fue compartido por la cuenta Legado de Álvaro Uribe Vélez, otros tuiteros afines al uribismo como doña Pily y Ani Abello, quienes aparecieron en la investigación de la Liga contra el Silencio sobre la ‘Bodeguita Uribista’, también lo publicaron. Y más personas los compartieron con mensajes como “La Verdad, tumba el mito de La Escombrera”.

Es importante aclarar que el objeto de este chequeo es el mensaje del trino, en el que se califican como un mito las denuncias de que La Escombrera es un sitio en el que arrojaban cadáveres. El video que lo acompaña, aunque este hace parte del contexto que analizaremos a continuación, no es objeto del chequeo.

La Operación Orión

Dicha operación se desarrolló bajo la figura de Estado de Excepción decretado por Uribe, que para entonces era presidente de la República, y Marta Lucía Ramírez, quien hacía las veces de Ministra de Defensa. En la alcaldía de Medellín estaba Luis Pérez Gutiérrez. 

Durante Orión se cometieron excesos que ya fueron juzgados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que en 2017 condenó al Estado colombiano y lo encontró responsable de la muerte de la defensora de derechos humanos Ana Teresa Yarce, así como de las detenciones ilegales y falta de protección de otras cinco mujeres lideresas. 

Otros casos como el de la desaparición de Arles Edisson Guzmán Medina siguen en investigación y sobre ellos, la Organización de Estados Americanos dijo: “existen una serie de indicios que comprueban que los grupos paramilitares operaban con el consentimiento de agentes estatales, tales como el vínculo ya acreditado por la CIDH y la Corte IDH entre grupos paramilitares y miembros de la fuerza pública en Colombia, el contexto específico de colaboración en la Comuna 13 donde ocurrieron los hechos, así como la actuación de la Fiscalía y agentes estatales en el presente caso (el de Guzmán)”. 

Durante la visita de Uribe el 26 de enero, según consta en el video compartido en redes sociales, el exmandatario entrevistó a dos integrantes de la comunidad y les preguntó por lo sucedido en La Escombrera. Inicialmente habló con uno, identificado como Hernando, al que le preguntó qué sucedía en La Escombrera. Él le contó que los obligaban (nunca dice quiénes) a reunirse por sectores y que cada sector tenía un comandante. “Nos ordenaban darle veneno o si comida, o algo le podíamos dar a los militares que llegaran, los envenenáramos, mejor dicho que los matáramos”, agregó. 

Uribe luego le preguntó directamente por las denuncias de desapariciones: 

– ¿Y todo eso de que allá hay unas fosas comunes de personas desaparecidas?

– Si hay fosa común alguna ha de ser de los grupos que tuvimos aquí secuestrándonos, violentándonos y no permitiéndonos…

El líder del Centro Democrático interrumpió al ciudadano, se dirigió a un hombre al que llamó Anderson y le preguntó qué han encontrado en La Escombrera. “Hasta el momento se han invertido más de $20.000 millones, la JEP estuvo hace un año acá tratando de remover otra vez el caso. Lo único que han encontrado a pesar de esos $20.000 millones es los huesos de unos perros. Y de seguro allá hay gente enterrada, de seguro también hay gente enterrada, pero esto lo dominaban era la guerrilla y los paramilitares, acá no podían entrar ni los educadores”, respondió. 

Anderson es Anderson Duque Morales, habitante de la comuna 13 que en 2015 fue candidato por el Centro Democrático a la Junta Administradora Local de la zona, y en 2019 se lanzó al Concejo por el mismo partido, aunque ocupó el último lugar de la lista con apenas 1.317 votos. 

¿Solo un mito?

Al buscar en la Real Academia de la Lengua Española, RAE, aparecen estos significados de la palabra mito:

La narrativa de los trinos mencionados en los que se habla del mito de La Escombrera, que están acompañados del video con los dos testimonios, intentan negar la existencia de esta supuesta fosa en la que arrojaron cadáveres de personas. Durante años La Escombrera fue el sitio señalado por la comunidad y organizaciones defensoras de derechos humanos como posible cementerio de personas desaparecidas en los años de conflicto y durante el desarrollo de Orión. 

En 2011 la alcaldía de Medellín contrató a expertos forenses internacionales para averiguar qué tan compleja podía ser una excavación en la zona. En el documento «Caso La Escombrera: Conceptos técnicos por Forenses internacionales», expertos de Argentina, Perú y Guatemala reportaron que la zona de interés consta de tres hectáreas en las que funcionaron tres botaderos de escombros, y que había más de 1,5 millones de metros cúbicos de tierra por remover. 

Tres años después, en 2014, el exintegrante del bloque Cacique Nutibara de las Autodefensas, Juan Carlos Villa Saldarriaga, alias «Móvil 8, guió a investigadores de la Fiscalía hacia La Arenera, uno de los sectores de La Escombrera, y les dijo que ahí estaban enterradas más de un centenar de personas. Un año después, en agosto de 2015, la zona se dividió en polígonos y se iniciaron las excavaciones en el primero, que tenía un área de 3.200 metros cuadrados. 

En septiembre de 2015 la Fiscalía, en un boletín, reportó que se habían encontrado «restos óseos que no son compatibles con la especie humana, los cuales fueron enviados a los laboratorios para su confirmación”. En el mismo reporte, se indicó que “también fueron recuperados accesorios, prendas de vestir y un documento; elementos que serán conservados en custodia para posteriores cotejos o verificaciones”.

En diciembre de ese mismo año se dio por terminada la primera fase de excavaciones. En ese momento Caterina Heyck, directora de Articulación de Fiscalías Nacionales les dijo a los medios: “Este trabajo de prospección arqueológica -con un costo de $1.100 millones reveló que hubo un traslado de escombros». Esa, agregó, podría ser una de las razones por las que no se encontraron restos humanos. La funcionaria precisó que había razones para creer en los datos suministrados por «Móvil 8» pues se encontraron evidencias de algunas otras señales dadas por el paramilitar, como la existencia de un lago artificial. 

En 2016 llegó a la alcaldía de Medellín Federico Gutiérrez, quien en un primer momento prometió que seguiría con la búsqueda de desaparecidos en la zona. A finales de ese año la empresa española Falcon High Tech hizo una exploración de la que concluyó que la búsqueda debía hacerse de manera sectorizada. 

Y a pesar de las sugerencias, nada sucedió. Gutiérrez le dijo a La Silla Vacía que no se continuó la búsqueda porque «no había orden judicial de la Fiscalía para intervenir», pero el ente investigador lo contradijo y señaló que la falta de recursos era responsabilidad de la alcaldía y que requerían más información para continuar con la búsqueda. 

En 2019, cuando Gutiérrez iba de salida, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) realizó una audiencia en la que se supo que el estudio «Investigación preliminar de la desaparición forzada en la comuna 13 de Medellín», encargado por Metroseguridad (hoy Empresa de Seguridad Urbana, ESU) y elaborado por la Universidad de Antioquia, estaba engavetado en la Alcaldía y se denunció que incluso se permitió la construcción de viviendas en el sector. Pero el hallazgo más sorprendente fue la pérdida de “restos de víctimas de desaparición forzada que ya habían sido encontrados». 

Por todo eso, en agosto de 2020 la JEP ordenó medidas cautelares sobre el sitio y dio 120 días para que se buscaran restos en un nuevo polígono, el plazo se extendió en febrero de 2021. Con el auto AT-097 la JEP ordenó que el municipio de Medellín dispusiera de recursos para atender los requerimientos que tanto la Jurisdicción como  la Fiscalía de Justicia y Paz puedan tener en las tareas de inspección judicial y prospección de sitios de interés. 

La Alcaldía confirmó que esos recursos están asegurados y que ya se han adelantado prospecciones en zonas como La Escombrera y Cebollal, donde hay definidos puntos de interés forense. 

En el auto de la JEP también se habla de las desapariciones en la Comuna 13 y se identifica un pico de denuncias o reportes de desaparición de personas en el segundo semestre de 2002, la misma época en la que se ejecutó la Operación Orión. 

Por todo lo anterior, calificamos como cuestionable el mensaje difundido por la cuenta @LegadoUribeVel. La Escombrera no es una historia ficticia. Las denuncias de desapariciones en la Comuna 13 son reales. Incluso, exparamilitares han reconocido que en ese sitio se arrojaron cadáveres. Además, en el trino se utilizó solo un fragmento de un boletín de la Fiscalía para llegar a esta conclusión engañosa de decir que La Escombrera es un mito.

El Armadillo
Para contactarlos: info@elarmadillo.co

Artículos relacionados

spot_img

Últimas Publicaciones