Metrocable: cuando Luis Pérez llegó a la alcaldía la idea ya existía

Aunque la obra sí se contrató mientras él fue alcalde de la capital antioqueña, la iniciativa y el desarrollo se le atribuye a un equipo técnico de la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá. La financiación fue compartida. 


Durante el debate #ElTiempoDeLasRegiones, organizado el pasado 7 de abril por los canales de televisión regionales y las Regiones Administrativas de Planeación (RAP), el candidato presidencial Luis Pérez Gutiérrez se atribuyó la creación del primer sistema de transporte urbano con tecnología de cable aéreo. 

“Cuando fui alcalde de Medellín fui quien trajo el Metrocable a la ciudad de Medellín para transporte masivo, primero en el mundo, y se volvió una copia a nivel  internacional”, dijo el candidato por el movimiento Colombia piensa en grande. 

Pérez Gutiérrez confirmó que se refería al Metrocable Línea K, el primero de los seis que hoy tiene Medellín y que empezó a operar el 30 de julio de 2004 en la zona nororiental de la ciudad, cerca del Parque Biblioteca España (hoy en proceso de reconstrucción).

“Nosotros en mi alcaldía trajimos la idea y empezamos a diseñarla y a desarrollarla. La gente se oponía (…) trajimos expertos de Francia y a mí me tocó conseguir los recursos para el proyecto”, le aclaró a El Armadillo y Redcheq. 

Dado que la idea del Metrocable se había proyectado antes de que Luis Pérez asumiera como alcalde y que la financiación del proyecto no fue exclusiva de la Alcaldía de Medellín, calificamos esa afirmación como Manipulado. 

En los reportes del Metro de Medellín el origen del proyecto se remonta a 1999, cuando la ciudad aprobó un nuevo Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que tenía como principio rector tener un modelo de movilidad que racionalizara los tiempos de viaje, soportado en un sistema masivo de alta y mediana capacidad (el metro). Desde el plan se fijó como meta buscar una forma de conectar a los habitantes que viven en zonas de ladera con el sistema de transporte masivo.

“Fue así como se iniciaron estudios para analizar la viabilidad técnica de nuevos corredores en diferentes lugares de la ciudad, entre los que se incluyó un cable aéreo por la Calle 107 en la zona nororiental de Medellín. Estas ideas fueron presentadas a la administración municipal de ese entonces, que decidió incluir este corredor en su Plan de Desarrollo”, se lee en un informe de la empresa Metro, publicado a propósito de los 15 años del cable. 

En el año 2000 el Metro hizo las primeras evaluaciones de prefactibilidad de un sistema de cable que conectara a la comuna 1 y en especial al barrio Santo Domingo Savio (ubicado en la ladera oriental) con la línea A del Metro, que atravesaba la ciudad de norte a sur. De acuerdo al informe del Metro antes mencionado, esos estudios les fueron presentados a los entonces candidatos a la Alcaldía —entre ellos Luis Pérez, que resultó elegido— y todos manifestaron su interés en respaldar el proyecto. 

Pérez Gutiérrez llegó a la Alcaldía de Medellín el 1 de enero de 2001. Dos meses más tarde  Ramiro Márquez Ramírez asumió la Gerencia del Metro. En entrevista con El Armadillo y Redcheq, Márquez recordó que encontró un proyecto que aún estaba en el papel.

“Yo llegué el 13 de marzo de 2001 y encontré que estaban empezando a hablar del asunto. Había unas muy pocas cifras, no había rayas ni diseños (…) estaban empezando a hacer unos estudios de demanda o tráfico. Ellos habían empezado un mes antes. Nunca recibí ninguna instrucción del alcalde para sacar adelante ese proyecto», dijo. 

Ese año se hicieron estudios técnicos preliminares de tecnología, topografía y un estudio de demanda de pasajeros que fue contratado con la firma mexicana Cal y Mayor, que arrojó que el sistema de cable podría tener una demanda de 27.000 usuarios por día.

Márquez señaló que frente a esos estudios y diseños del Metrocable sí estuvo Luis Pérez, pero no el actual candidato sino el ingeniero Luis Ramón Pérez Carrillo, quien trabajó en el Metro entre 1995 y 2016 y hoy hace parte de la Promotora Ferrocarril de Antioquia. 

“Hasta ese momento los cables aéreos se usaban en zonas turísticas, sobre todo de nieve, para transportar pasajeros, pero operaban solo en invierno y durante el día. Nosotros teníamos el reto de que el sistema funcionara todo el año y que el mantenimiento se pudiera hacer en los tiempos de no operación (entre las 11:00 p.m. y las 4:00 a.m). El ingeniero Pérez Carillo viajó a ver el Teleférico de Funchal, en la isla de Madeira, Portugal; y el del Parque Nacional El Ávila, en Caracas, Venezuela, para conocer más de esos sistemas”, agregó. 

En noviembre de 2001 la Alcaldía conoció el proyecto y se firmó el Convenio No. 108 con el que ambas entidades —Metro y gobierno municipal— se comprometían a financiar los estudios y diseños finales. Para ese momento la junta directiva, de la que hacía parte Pérez Gutiérrez en calidad de alcalde, pero en la que también estaba Guillermo Gaviria como gobernador de Antioquia, los secretarios de planeación del municipio y el departamento y cinco particulares nombrados por el Presidente de la República, respaldó la iniciativa. 

En junio de 2002 esos estudios estuvieron listos y fueron presentados al Concejo de la ciudad que le dio vía libre un mes después. Fue así como el 1 de agosto de 2002 se firmó el Convenio 1151 con el cual se definió la financiación del sistema y se estableció que los recursos se manejarían a través de un encargo fiduciario contratado mediante licitación pública. 

La obra se aprobó, se socializó con la comunidad y la construcción se adjudicó en 2003 a la Unión Temporal Telecabinas, conformada por las empresas Poma (Francia) y Conconcreto y Termotécnica (Colombia). Su costo fue de $68.000 millones, de los cuales la Alcaldía, en cabeza de Pérez, aportó el 55% y el Metro el restante 45%. 

El 30 de junio de 2004 la línea empezó la operación comercial. El primer pasajero fue el entonces presidente Álvaro Uribe Vélez, quien en su discurso les agradeció a alcaldes y gobernadores que tuvieron que ver con el proyecto:

“Quiero felicitar a todos quienes intervinieron en la obra. Al Municipio y al Metro. A la Alcaldía del doctor Juan Gómez, quien empujó tanto su concepción. Al alcalde Luis Pérez Gutiérrez, quien se aplicó con tanta devoción popular a sacarla adelante. Al alcalde Sergio Fajardo Valderrama, quien la ha considerado como un gran ejemplo en el plan de una Medellín socialmente integrada (…) A Eugenio Prieto, quien por entonces presidía la Junta del Metro como Gobernador. Al doctor Aníbal Gaviria, quien ahora la preside. Y quiero felicitar muy particularmente a la administración del Metro, al doctor Ramiro, su gerente”, dijo.

Frente a la alusión de Pérez Gutiérrez acerca de que el Metrocable se volvió una copia internacional, el Metro de Medellín indicó que hasta la fecha ha brindado asesorías y acompañamiento a proyectos de cable aéreo en Manizales, Bogotá, Floridablanca (Santander), Montebello y El Peñol (Antioquia) y las ciudades de Lima (Perú), Santo Domingo (República Dominicana) y Río de Janeiro (Brasil). 

Actualmente el cable línea K opera con 93 telecabinas que recorren 2,07 kilómetros y, hasta la fecha, ha transportado 224 millones de pasajeros. El sistema fue tan exitoso que hoy Medellín ya tiene otras cinco líneas en funcionamiento, incluida una que presta servicios turísticos al parque ecológico Arví.

* Esta nota se publicó en alianza con Redcheq, la alianza de medios contra la desinformación y el discurso de odio que coordina Consejo de Redacción.

El Armadillo
Para contactarlos: Info@elarmadillo.co

Artículos relacionados

spot_img

Últimas Publicaciones